top of page

Evaluación de la Hormona de Crecimiento


La somatomedina-C, también conocida como IGF-1 (factor de crecimiento similar a la insulina tipo 1), es una proteína producida principalmente en el hígado en respuesta a la hormona de crecimiento. Esta prueba mide los niveles de IGF-1 en suero y se utiliza para evaluar la función del eje hipotálamo-hipófisis-hígado, así como para diagnosticar trastornos relacionados con la hormona del crecimiento.


Cómo se realiza la prueba:


La prueba de somatomedina-C implica la extracción de sangre, generalmente de una vena en el brazo. La muestra se envía al laboratorio para su análisis. Los resultados se expresan en nanogramos por mililitro (ng/mL) y se comparan con rangos de referencia específicos según la edad y el sexo del individuo.


Importancia para la Salud:


La prueba de somatomedina-C es una herramienta importante en la evaluación de la función del eje hipotálamo-hipófisis-hígado y en el diagnóstico de trastornos relacionados con la hormona del crecimiento. Un diagnóstico temprano y preciso puede permitir un tratamiento adecuado y mejorar la calidad de vida de los pacientes afectados.


Es fundamental que los resultados de la prueba se interpreten en el contexto clínico adecuado y que cualquier anomalía se discuta con un médico o endocrinólogo para determinar el plan de tratamiento más adecuado.


SOMATOMEDINA-C (IGF-1)

SKU: 85001874
$1,694.82Precio
    1. Evaluación del Crecimiento y Desarrollo: La medición de los niveles de IGF-1 es crucial en la evaluación del crecimiento y desarrollo, especialmente en niños y adolescentes. Los niveles anormales pueden indicar problemas en la producción de hormona de crecimiento o en su acción.

    2. Diagnóstico de Trastornos Relacionados con la Hormona del Crecimiento: Los niveles elevados o disminuidos de IGF-1 pueden ser indicativos de diversos trastornos, como deficiencia de hormona del crecimiento, acromegalia (exceso de hormona del crecimiento en adultos) o gigantismo (exceso de hormona del crecimiento en niños).

    • Niveles Elevados de IGF-1: Pueden indicar acromegalia o gigantismo en niños, así como un exceso de hormona de crecimiento debido a otras causas.

    • Niveles Disminuidos de IGF-1: Pueden ser indicativos de deficiencia de hormona del crecimiento, desnutrición crónica o trastornos metabólicos.

bottom of page